ROBERTO CAVADA: Uno Más del Montón

RobertoCavada2

Cada vez que tengo la oportunidad (o la desdicha) de escuchar a este comunicador, siento un deseo de vomitar incontrolable.

Este señor cree que, por el simple hecho de tener el privilegio de usar el micrófono, puede hablar de todo lo que se le antoje.

En esta oportunidad, él ha querido buscar sonido poniendo en su sucia boca el nombre del padre Rogelio Cruz: por un lado, diciendo que Rogelio miente en cuanto a la causa del incencio en Loma Miranda. Y por otro lado, insinúa que personas allegadas a él son las responsables del mismo…

Da la impresión que a este individuo le molesta ver que otros hagan lo que él -en su Cuba- NO hizo: luchar por lo que consideraba justo…

Pero claro, como carece de valores y de “cojones”, decidió abandonar su Cuba para vivir como viven los burgueses, en una tierra que no es la suya, y que le ha dado la oportunidad que otros no han tenido.

Da pena que un extranjero, que se cree más dominicano que nosotros, esté tratando de desacreditar a un hombre como Rogelio Cruz, quien ha decidido dejar de lado sus intereses personales para ponerse al servicio de los demás.

Para nadie es un secreto que el padre Rogelio ha demostrado ser más humano y más patriota que todos los que han querido aniquilarlo por medio de las palabras u otros métodos.

Realmente, Roberto Cavada no tiene ningún compromiso con los mejores intereses del país. Poco le importa que nos roben los bosques y los ríos: ambas cosas más valiosas que el oro que los explotadores buscan.

El amor por un país no se pregona, se demuestra. Y lo que ha demostrado este señor es que no ama nuestra tierra: él ama – al igual que los políticos, Falcondo y la Barrick Gold- lo que ésta le pueda dar…

Y es esto precisamente lo que hace que Roberto Cavada -además de la actitud que muestra- se vea como ¡uno más del montón!

Finalmente, les dejo a continuación el vídeo que muestra a este señor acabando con el padre Rogelio Cruz:

Danilo Medina: Un PINOCHO Más en la Historia

Pinocho2

La palabra “mentir” se define como la acción de decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa. Y el término “mentiroso” se refiere a la persona que tiene la costumbre de mentir.

Sabiendo ya qué significan ambos términos, podemos proceder a mostrar algunos ejemplos que hacen posible identificar y clasificar al Presidente Danilo Medina como un PINOCHO más en la historia de la República.

Durante la toma de posesión del 16 de agosto del año 2012, el ya presidente dijo, entre otras cosas:

“Hoy, más que nunca, dejo de pensar y sentir como un individuo para pensar y sentir como un colectivo”.

“A todos les digo, bien alto y bien fuerte, para que se escuche: Me entregaré por entero, trabajaré sin descanso, seré un presidente de todas las horas, seré un servidor de ustedes en cuerpo y en alma“.

“Quiero que mis primeras palabras sean estas:

¡Lograremos, sin miedo y sin descanso, lo que soñamos! Superaremos las dificultades que se presenten. Haremos una República Dominicana más grande y más respetada en el mundo. ¡Seremos una nación más unida!

¡Entregaremos a nuestros hijos un país aún mejor que el que nosotros hemos recibido! El amor a la Patria, que late en todos nuestros corazones, lo transformaremos en el amor de los Hechos.

Dominicanos y Dominicanas:

¡Ha llegado el momento!

¡Manos a la obra!

¡Manos a la obra, sin descanso, sin mezquindades y sin reservas!”

Cuando uno se detiene y lee esto, es como difícil poder comprender cuál era el verdadero mensaje que el nuevo inquilino del Palacio Nacional quiso transmitir a través de esas palabras, pues las mismas no se correponden con la actitud que él ha asumido frente a los diferentes problemas del país, para los que siempre utiliza la misma arma de destrucción masiva: Ceguera y Sordomudez inducidas.

En el día de hoy, por ejemplo, nos enteramos -a través de Beatriz Ferrer- que el Presidente Medina -mientras Loma Miranda ardía en llamas- asistía a una ceremonia de ordenamiento de un sacerdote en la Catedral Inmaculada Concepción de la ciudad de La Vega. ¡Y esto es algo más que grave!

Y es grave porque Loma Miranda está en la misma provincia, y este señor -además de no haber dicho nada de éste y otros incendios- no fue capaz de pasar por la zona afectada para ver o saber lo que realmente está sucendiendo.

Yo quiero que alguien me explique de qué forma se puede cumplir con esto que él dijo el día que se juramentó como presidente de los dominicanos:

“¡Entregaremos a nuestros hijos un país aún mejor que el que nosotros hemos recibido! El amor a la Patria, que late en todos nuestros corazones, lo transformaremos en el amor de los Hechos”.

No es posible entregar un país mejor a nuestros hijos cuando nuestras lomas arden como consecuencia de la complicidad de quien nos hizo tal promesa para favorecer a los que nos roban nuestros recursos naturales.

No es posible hablar de amor a la Patria cuando cada día se lacera más su cuerpo, alma y espíritu con la ayuda de quienes han sido llamados a protegerla.

¿Y los hechos?

Esos sí que no fallan: ¡están ahí para decirnos quien miente o dice la verdad!

Fuentes:

Listín Diario

Diccionario RAE